DSC01204
DSC01212
DSC01204
DSC01212


Oscar Morffes.-

¿No sabes qué hacer para no quedarte encerrado en casa? Si lo que deseas es relajarte y tener contacto con la naturaleza, volar en parapente es una excelente idea para alejarte del estrés de la ciudad y vivir una experiencia diferente.

Uno de los lugares preferidos para esta actividad es Placybel, ubicado en el estado Miranda. Se puede llegar desde Caracas por la Autopista Regional del Centro – La Victoria Lo ideal es ir muy temprano en la mañana para disfrutar del día y regresar al final de la tarde.

Si te atreves y no le temes a la altura, estando a unos 2.200 pies podrás contemplar los Morros de San Juan, Valencia, la base aérea de Maracay y el Mar Caribe.

Desde hace poco más de un año los caraqueños han comenzado a montarse en parapente como una opción para visitar las afueras de la ciudad y relajarse. Para tener un contacto con la naturaleza, alejarse de los centros comerciales y además sentir la adrenalina.

El parapente es considerado como un vuelo libre, porque no se utiliza motor. El objetivo es planear usando el aire, tal como lo hacen las aves. Para eso es necesario despegar con una aeronave de tela -donde se va sentado en una silla- que se utiliza para subir a las máximas alturas y tocar, literalmente, una nube.

Listo para el vuelo

Una vez se tiene puesto el casco y la silla que amortigua el aterrizaje, y se han chequeado los ganchos de seguridad, sólo hay que entregarse a la experiencia. Antes de salir se debe estar atento a una buena corriente de aire. Apenas se sienten rozar la piel, el piloto se da cuenta de que el instante correcto llegó.

En ese momento, sin esperar nada más, el piloto se echa a correr sobre la explanada de la colina. En pocos segundos comienzan a subir hasta llegar a los 1.700 pies de altura. Después, hay que disfrutar del paisaje y relajarse en el viaje, que dura entre 15 y 20 minutos. Muchas personas se montan asustadas y después no quieren bajar porque les encanta la experiencia.

Se ofrecen algunas recomendaciones para tener un vuelo exitoso. Los requisitos principales son: pesar entre 40 y 90 kilos, llevar zapatos de goma, ropa cómoda, suéter y cámara fotográfica. Si eres principiante, es esencial que tu primer vuelo sea con pilotos experimentados.